Síguenos en

Ancud

Ancud: Abuelo ultrajó por cinco años a su nieta

¡Comparte la noticia!

Sentenciadores acreditaron la responsabilidad del buzo en el delito de abuso sexual infantil continuado. Arriesga una severa pena de crimen.

Acogiéndose la agravante del parentesco, la sala titular del Tribunal Oral en lo Penal (TOP) de Castro acreditó la responsabilidad de un buzo en los sistemáticos ultrajes contra su nieta. La víctima desde que tenía apenas seis años sufrió tocaciones al interior de la casa que compartía con su abuelo en Ancud.

Tal como en todos los casos de abuso sexual infantil, el testimonio de quien padeció las agresiones se torna clave para sustentar los cargos. Si existe retractación o una diferencia en su versión respecto al resto de la prueba, la acusación tiende a caer. Así se ha observado en varios casos en Chiloé. Sin embargo, en esta ocasión el relato de la menor fue contundente y claro.

La declaración entregada por la niña en la sala especial del juzgado fue altamente valorada por la terna de magistrados presidida por Claudio Ayala, para decretar el veredicto condenatorio contra el hombre de mar, identificado con las iniciales J.H.S.V. (66).

Asimismo, como especificó el fiscal Javier Calisto, quien instruyó la indagatoria, fueron considerados para este dictamen «los aportes entregados por la madre de la víctima, los funcionarios de la Brisexme (Brigada Investigadora de Delitos Sexuales y Menores) que realizaron las diligencias, una amiga de la niña, una inspectora del colegio de la afectada, quien fue la encargada de denunciar el hecho».

A su vez, la fuente recalcó que la develación se produjo el 2016 en el sistema escolar. Desde ese momento comenzaron las pesquisas que llevaron a esclarecer el caso y desvirtuar la presunción de inocencia del buzo, quien enfrentó en libertad la audiencia en el TOP.

Quántum

Los sentenciadores determinaron que el imputado es autor de un delito de abuso sexual impropio continuado, entre los años 2008 y 2013, desechando el carácter de reiterado que buscó imponer el persecutor.

Bajo ese contexto, el representante del Ministerio Público explicó que debió rebajar su pretensión punitiva, de los 8 a los 7 años de presidio efectivo mayor en su grado mínimo.

En tanto, el defensor Filippo Corvalán, quien había invocado la absolución de su representado en el comienzo de la audiencia, terminó solicitando 3 años y un día de presidio, considerando la atenuante objetiva de irreprochable conducta anterior.

El abogado sostuvo con respecto a la resolución de los jueces que «no es lo que esperábamos». No obstante, destacó que «desecharon la reiteración del ilícito, lo que impide subir la pena».

En cuanto a la sentencia, que será entregada este martes en la misma sala, el jurista enfatizó que «esperamos que al menos el tribunal considere que se trata de una persona sin antecedentes penales, rozando la tercera edad y por esto otorgue la pena sustitutiva que corresponde para que la pueda cumplir en libertad».

Justamente, dependiendo del fallo de los jueces, el defensor evaluará recurrir de nulidad ante la Corte de Apelaciones de Puerto Montt.

Fuente: La Estrella de Chiloé

Click to comment

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Más noticias de la ciudad o tema: Ancud