Síguenos en

Chiloé

Hospital de Quellón despide 2 Ginecólogos, suspende a un tercero, y Cirujano recibe sanción.

¡Comparte la noticia!

Francisco Camilo, Director del Hospital de Quellón, manifestó que 2 funcionarios Profesionales Ginecolocos del establecimiento fueron notificados de sus despidos.

También dijo que 1 tercer profesional, un Ginecólogo queda suspendido de sus funciones por 3 meses, donde se evaluará su regreso.

Por otra parte un Cirujano Médico fue sancionado y amonestado.

Recordar que el Hospital de Quellón viene dándose una serie de irregularidades y negligencias médicas y a raíz de lo anterior existen sumarios a nivel provincial y local.

Recordar que el Hospital de Quellón solicitó e instruyó sumario administrativo por parto ocurrido en un domicilio de una joven Quellonina de tan solo 19 años el 23 de junio recién pasado.

De inmediato se inició un análisis y una auditoría clínica de lo ocurrido, y se realizaron las evaluaciones de especialista tanto a la madre como al recién nacido que llegaron al establecimiento trasladadas por personal del Servicio Médico de Urgencia, SAMU, siendo evaluadas a su llegada por el especialista ginecólogo y pediatra, instruidos por el director Francisco Camilo Díaz, encontrándose ambas en buenas condiciones.

Por su parte el Subdirector Médico, Dr. Pablo Guzmán se reunió con la familia, la paciente y la pareja de la joven para dar respuesta a sus inquietudes.

Al respecto el Director del Hospital de Quellón, Francisco Camilo Díaz, señaló que como equipo directivo se reunió con la familia, y les anunció que solicitó al Servicio de Salud Chiloé instruir un sumario administrativo imparcial y transparente que será realizado por personal del servicio y en caso de existir alguna situación, establecer planes de mejora que eviten situaciones de este tipo como parte del proceso de mejora continua de los establecimientos.

También el Servicio de Salud Chiloé instruyó un sumario administrativo para aclarar el fallecimiento de una madre Quellonina de 42 años.

La directora (s) del Hospital Augusto Riffart de Castro, Alejandra Deney, informó que se solicitó al Servicio de Salud Chiloé instruir un sumario administrativo frente al deceso de una mujer en el recinto asistencial tras ser intervenida.

La paciente presentaba 35 semanas de embarazo y dado su estado de salud, el equipo médico procedió a realizar una cesárea de urgencia, manteniéndose el recién nacido en el establecimiento en buenas condiciones de salud.

La directora del establecimiento, junto con lamentar la situación que afecta a la familia, fue enfática en señalar que se realizarán todas las acciones administrativas para esclarecer si existe alguna responsabilidad en los hechos.

Por su parte el equipo directivo del hospital de Quellón, lamentó el fallecimiento de la paciente de 42 años, que la madrugada del 3 de junio fue trasladada desde urgencia del hospital de Quellón hacia el hospital de Castro por definición y criterio clínico del especialista.

Tras enterarse de lo ocurrido, de inmediato se solicitó a la jefatura de ginecología realizar una auditoría clínica interna para analizar los procedimientos realizados estableciéndose que se actuó de acuerdo a la complejidad del caso derivando como indica el protocolo a un recinto de mayor resolutividad.

Debido a todo lo ocurrido en el Hospital de Quellón y Castro, este 30 de junio la comunidad Quellonina salió a las calles a protestar y manifestar su molestia y denunciar casos de negligencia médica. Recordando el complejo escenario sanitario de mayo del 2013, cuando la ciudad se paralizó, otra vez los vecinos sacaron la voz, en especial por la muerte de una mujer tras una cesárea de urgencia y el parto de una joven de 19 años en su casa tras no ser atendida en el hospital porteño.

Toda la secuencia de lo que califican como claras evidencias de violencia obstétrica tuvo su corolario con el deceso de Lorena Gallardo Alvarado (42),registrado el 4 de junio pasado en el Hospital de Castro, después de cuestionadas atenciones.

María José Ascencio, hija de la víctima, manifesto que su madre tenía 35 semanas de embarazo y fue remitida en un primer momento, el 25 de mayo, al establecimiento del sur de la Isla por un profuso sangrado, asociado a «placenta baja», como le indicó su misma progenitora. Quedó internada y tras su alta, el 1 de junio fue otra vez remitida al nosocomio por dolores abdominales y vómitos.
La paciente fue derivada al día siguiente al Augusto Riffart de la capital isleña «sin que nos avisaran», comentó la joven. Y el viernes 4.no solo se realizó una cesárea de urgencia, sino que fue intervenida por cálculos vesiculares, sufriendo una hemorragia que gatilló una serie de paros cardiorrespiratorios que le costaron la vida.
Tal como resumió Ascencio, la seguidilla de irregularidades comenzó en el centro hospitalario porteño, «donde nadie nos entregó un diagnóstico de sus dolores estomacales, ya que no toleraba ni el agua». Añadió que el traslado a Castro «nadie lo firmó y no nos avisaron para autorizarlo».
Junto con criticar las explicaciones posteriores del recinto del sur isleño, «donde argumentan que no tenían los equipos para atenderla, cuando en realidad sí están los ecógrafos pero no hay especialistas para usarlos», la denunciante recalcó que en Castro «la única autorización firmada que había era para la anestesia de la cesárea, no para la intervención por los cálculos».

Más noticias de la ciudad o tema: Chiloé