Síguenos en

Chiloé

Llegaron hasta Chiloé las primeras dosis de la vacuna contra el COVID-19: enfermera fue la primera inoculada

¡Comparte la noticia!

Un total de 70 dosis de vacuna del laboratorio Pfizer-BioNtech llegaron vía aérea la tarde de este martes hasta la Gobernación Marítima en Castro.

El cargamento para combatir el Covid-19 fue recepcionado en medio de rigurosas medidas de seguridad disponiéndose su derivación inmediata hasta el Hospital Augusto Riffart.

La primera en recibir la vacuna en la provincia fue la enfermera Gabriel Díaz Gutiérrez, quien se desempeña en la Unidad Paciente Critico Covid, quien emocionada señaló que ha sido muy duro enfrentar la pandemia: “Toda mi familia se encuentra en la región del Bío Bío, en Lebu y no he podido viajar hace un año. Este es un momento muy significativo e importante tengo mucha gratitud por lo que todos hicieron para que arribara la vacuna, somos privilegiados por contar con esta vacuna, pensando en la seguridad comunidad que se atiende en el recinto y en los trabajadores y familiares de estos”.

Entre lágrimas, la comprometida profesional llamó a seguir cuidándose: “Es triste ver un servicio lleno de pacientes tan complicados. Hay que cuidarse y confinarse y seguir las recomendaciones. La gente cree que no les va a pasar y es muy duro verlos llegar a la unidad«, indicó.

Frente al tema el Director(s) del servicio de salud, José Cárdenas, valoró la llegada de las primeras dosis a la provincia, pero insistió en mantener las medidas de autocuidado utilizando correctamente la mascarilla sobre la nariz y la boca, lavando frecuentemente las manos y manteniendo el distanciamiento social: “Este proceso se inició en Chile hace algunos días y hoy llega a la isla de Chiloé con estos primeros funcionarios vacunados. Hoy día estamos muy preocupados por la situación que se está viviendo a nivel país y en la isla”.

Otro funcionario que recibió la vacuna, fue Marco Antigual, de profesión Técnico Paramédico, quien relató que desde octubre se desempeña en la UPC COVID del hospital de Castro y lo difícil que ha sido tener que cambiar drásticamente su manera de vivir y la de relacionarse con su familia: “Fue un vuelco total, mi madre está postrada y soy el encargado de brindarle los cuidados, por ello debo tomar medidas extras para no contagiar a ella ni a mi nieto de tres años, lo que ha sido muy terrible (…)».

Las vacunas se trasladaron bajo estrictas medidas de seguridad contando para ello con el apoyo de personal de Carabineros y la PDI. Durante el proceso se obedecieron todos los protocolos establecidos por el Ministerio de Salud.

Más noticias de la ciudad o tema: Chiloé