Síguenos en

Chiloé

Servicio de Salud Chiloé llama a cuidar el corazón

¡Comparte la noticia!

Especialista explica la importancia del autocuidado en tiempos de pandemia asegurando que las enfermedades cardiovasculares son la primera causa de muerte en Chile       De acuerdo a cifras proporcionadas por el Ministerio de Salud, en nuestro país mueren 34 personas por cada 100.000 habitantes por Infarto agudo al miocardio y 31 personas por cada 100.000 habitantes por otras enfermedades hipertensivas, convirtiendo a las enfermedades cardiovasculares en la principal causa de mortalidad, representando cerca de un tercio de todas las muertes que ocurren en el país.

Estas cifras a juicio del director del Servicio de Salud Chiloé, Erik Poblete Torres, deben generar una profunda reflexión, pues estas enfermedades son prevenibles: “En agosto conmemoramos el “Mes del Corazón”, y como servicio de salud Chiloé, haremos todos los esfuerzos entregando recomendaciones que nos permitan tener vidas más saludables a través de las distintas acciones que se realizan tanto en la atención primaria de salud como secundaría, lo importante es entender que el autocuidado es fundamental para evitar complicaciones con este órgano tan importante”.

La red asistencial, explicó el directivo, cuenta actualmente con 3 cardiólogos para atender la población del archipiélago. Dos de estos especialistas cumplen funciones en el hospital base de Castro y uno en el Hospital San Carlos de Ancud, realizando telemedicina con los pacientes que se atienden en los otros hospitales y establecimientos de la atención primaria de la red.

Prevenir las enfermedades cardiovasculares, es fundamental, pero esta labor debe ser abordada de manera conjunta con la comunidad, donde cada persona juega un rol fundamental en evitar consecuencias y la perdida de la vida.

Cambiar los estilos de vida, permite generar un gran impacto en nuestra salud. Así lo aseguró el cardiólogo del hospital base de Castro, Pedro López, quien explicó que, con una alimentación saludable, aumentando la actividad física, reduciendo el consumo de alcohol y eliminando el cigarrillo, se logra un gran avance en cuanto al control de las enfermedades cardiovasculares.

“Podríamos evitar el 80% de las muertes prematuras por enfermedades cardiovasculares cambiando nuestros hábitos de alimentación por una dieta más saludable que incorpore frutas, verduras, siendo clave disminuir el consumo de las grasas saturadas, el consumo de sal, que es muy dañino al igual que el consumo de alcohol y el cigarrillo, todo acompañado por actividad física constante”.

La actividad física, aseguró el especialista, es fundamental, más aun considerando que la obesidad en nuestra provincia alcanza un alto porcentaje, que involucra no sólo a personas adultas, sino también a jóvenes y, lo que es más preocupante aún a niños y niñas que están siendo alimentados por adultos, que no logran entender el grave daño que están ocasionando en la salud de ellos.

Hoy en día el sistema de salud permite la realización de exámenes preventivos, disponibles en la red asistencial de manera gratuita que buscan detectar de manera anticipada factores de riesgo, evitando el desarrollo de las temidas enfermedades al corazón. Sin embargo, nada de esto tendrá éxito si las personas no toman conciencia, por ello, el llamado al autocuidado en vital.

El cardiólogo Dr. Pedro López, explicó la importancia de reconocer los síntomas de un infarto y la manera de prevenirlos, indicando que los entre los síntomas más evidentes está la aparición de un dolor agudo al pecho con la sensación de tener un peso que lo aplasta, a lo que puede agregarse un dolor en el pecho que se extiende a uno o a los dos brazos, extendiéndose en algunos casos hasta el cuello o mandíbula.

“Cuando se tenga la sospecha de tener estos síntomas, sin dudar debe dirigirse al Servicio de Urgencia más cercano, señalar la situación, que dada la urgencia tienen atención inmediata y está dentro de las Garantías Explicitas de Salud GES”.

Llevar un control de los factores de riesgo como la presión arterial elevada, el colesterol alto, el tabaquismo, la falta de actividad física, permiten advertir este tipo de enfermedades, lo que puede ser modificado, tomando conciencia y teniendo la voluntad de generar los cambios.

Existen distintos factores que pueden influir en el desarrollo de las enfermedades no trasmisibles y otros factores que nos ayudan a protegernos de ellas. Al respecto la Organización Mundial de la Salud, destaca como factor de riesgo la carga genética, historia familiar y la edad como factores no modificables, sin embargo también advierte que existen otras que son causas conductuales como el sedentarismo, el tabaquismo, el consumo de alcohol y la dieta no saludable; que pueden sumarse a otros factores ambientales como la contaminación y factores metabólicos como el sobrepeso, obesidad, dislipidemia, hipertensión arterial y glicemia elevada o diabetes Mellitus.

En Chile se estima que el consumo de tabaco es de un 33,3%, mientras que el sobrepeso u obesidad alcanza un 74.4%, mientras que un 86,7% de la población se encuentra en un estado de sedentarismo. De acuerdo a la OMS, si los principales factores de riesgo conductuales fueran eliminados, se podría prevenir el 80% de las enfermedades cardiovasculares, y un nuevo análisis concluye que el 90% de los ataques cerebrovasculares son atribuibles a factores de riesgo modificables; metabólicos y conductuales.

Por ello, el Dr. López, llamó a la comunidad, sobre todo en esta época de pandemia, a controlar el peso, no fumar, generar una rutina de actividades físicas, evitar el consumo de alcohol.

Según los datos publicados recientemente por el Departamento de Estadísticas e Información en Salud del MINSAL, solo el año 2019 hubo 8.040 defunciones por enfermedades isquémicas del corazón, casi 1 por hora; 7.815 defunciones por enfermedades cerebrovasculares, lo que equivale a 21 muertes al día y 5.664 defunciones por enfermedades hipertensivas.

Algunas recomendaciones entregadas por el especialista cardiovascular, Dr. Pedro López, es evitar el sedentarismo, realizando actividad física; privilegiando el consumo de verduras y frutas frescas y evitando el consumo de alimentos procesados, lo que tendrá un impacto en el peso de la persona, que ha presentado un aumento en época de pandemia, al igual que el consumo de tabaco y alcohol.

Más noticias de la ciudad o tema: Chiloé