Síguenos en

Castro

Castro: reveladores dichos de directora tras juicio por bullying con violaciones reiteradas a niño

¡Comparte la noticia!

Expectación existe en la comuna de Castro y a nivel provincial respecto a la sentencia que se leerá este martes en contra de tres adolescentes acusados de protagonizar horrorosos actos de índole sexual hacia un compañero de curso, todo al interior de un establecimiento particular subvencionado de la capital provincial.

Tal y como consignó La Opinión de Chiloé, los hechos quedaron al descubierto en septiembre de 2017 cuando la madre del menor de 14 años estampó una denuncia acusando que su hijo fue atacado en reiteradas oportunidades en los camarines del recinto entre fines de 2016 y principios de 2017 sin que nadie detectara las vejaciones. Ello habría sido en horario escolar.

El caso ha provocado profundo impacto en la comunidad ya que el trío de imputados se habría aprovechado de la víctima quien tiene necesidades educativas especiales por un tipo de problema neurobiológico, sumándose a que el establecimiento no habría tomado medidas al respecto, obligando a la madre a retirar a la víctima.

Mayores antecedentes sobre los hechos se han omitido a la opinión pública dado lo delicado que resulta un caso de este tipo donde se ha visto involucrado un menor en medio de actividades educativas, sin embargo, fuentes vinculadas al establecimiento en comento han asegurado que la directora habría remitido hace pocos días un comunicado masivo a padres y apoderados para abordar lo que pasó.

En ese marco, explica que las violaciones y abusos sexuales habrían ocurrido en las clases de educación física y en recreos, y que también se habría decidido en 2017 «informar» de la denuncia a los delegados del curso involucrado para que fueran capaces de responder a las preguntas y dudas de los padres, vale decir, que lo ocurrido se habría ventilado entre quienes no eran parte de la causa penal, y en plenas indagatorias que realizaban detectives especializados de la Policía de Investigaciones de Ancud.

Confirmó tácitamente, además, que durante todo este tiempo los tres involucrados se mantuvieron en el colegio relacionándose con otros niños, y que sólo por iniciativa de los padres de los acusados (y no del establecimiento), se les permitió cerrar el año académico recién este 2019, en plena etapa de juicio.

Asegura la directora que accedieron a aquél pedido porque estaban preocupados de la «tranquilidad» de los dos condenados por violación y del condenado por complicidad. En este último punto hay que precisar un dato que erróneamente el comunicado de la directora ha difundido: la acusación penal fue realizada por el Ministerio Público mientras que nadie fue condenado como «encubridor» sino que como «cómplice» porque los magistrados indicaron que cooperó en la ejecución de las violaciones. Se desconoce las razones por las que la directora minimizó el ilícito en su escrito.

Además, se habría anunciado que a partir de este lunes 14 se comenzarían a realizar reuniones «informativas» de padres e hijos para exponerles el caso en cuarto medio, incluso antes de que se conozca la sentencia, señalando además que harían reuniones desde pre-escolar a tercero medio donde los apoderados podrán ir sin problema.

Fuentes que conocen del caso indican que lo anterior sería una más de las acciones donde se demostraría que en el establecimiento existiría «nula sensibilidad» respecto a una denuncia (y juicio) delicado donde la víctima es un niño con necesidades educativas especiales.

En tal marco de acciones dudosas en ese colegio, tal y como ha consignado La Opinión de Chiloé, desde la familia se ha aseverado que la víctima le habría relatado lo que pasaba a un psicólogo de ese lugar y este no habría denunciado, sumándose registros que aluden a que el Jefe de la Unidad de Convivencia Escolar habría entorpecido la denuncia inicial, anotando todo el relato de las vejaciones en el libro de clases que sería de libre acceso a «cualquiera».

A lo anterior se añade que habría al menos un registro de la directora donde señala que la víctima en todo este abuso «no era creíble» y que sí había que creerle a los que fueron condenados por violación este jueves, dos de los cuales serían mayores de edad.

En dicho contexto, y en conversación con La Opinión de Chiloé, Marlys Castillo Triviños, abogada de la parte querellante en este caso, dijo que una de las testigos que asistió fue precisamente la directora, afirmando que «se le consultó en el juicio respecto a si ella creía en el relato del niño y ahí ella señaló que no…».

Agregó que la directora «apoyó a los acusados», y que se ajustaría a otras acciones que como autoridad del establecimiento realizó cuando declaró ante la Brigada investigadora de Delitos Sexuales y Menores de Ancud.

Castillo Triviños ahondó en lo complejo que ha sido lidiar durante estos dos años con la actitud proveniente del establecimiento educacional dado que no habría existido colaboración sustancial en toda la investigación: «el colegio nunca hizo denuncia, ni a fiscalía, ni a Carabineros, ni a la PDI, ni al Juzgado de Garantía» dijo.

Sostuvo también que existen correos que la directora «envió en su oportunidad a la madre de la víctima donde le bajaba el perfil a lo denunciado».

Hay que recordar que el Ministerio Público de Castro llevó ante los magistrados del Tribunal de Juicio Oral en lo Penal a tres adolescentes identificados con las iniciales A., M. y P. como presuntos autores en grado de consumado del delito de violación impropia de menor de 14 años en carácter de reiterado, además del delito de abuso sexual reiterado por la serie de tocaciones de índole sexual que realizaron.

El juicio se realizó por más de una semana y este jueves se conoció el veredicto: más allá de toda dura razonable, los magistrados determinaron que dos de los acusados eran culpables de los delitos de violación y abusos sexuales, mientras que un tercero fue condenado como cómplice.

Castillo Triviños dijo que están solicitando una pena de 4 años de internación en un recinto con régimen cerrado del Sename para cada uno de los dos sujetos condenados por violación, y 2 años de internación para el cómplice, penas relativamente bajas debido a la aplicación de la Ley Penal Adolescente.

La defensa particular como contraparte, pidió que los violadores y el cómplice hagan trabajo comunitario, aunque prepara un recurso de nulidad ante la Corte de Apelaciones.

 

 

 

FUENTE : LA OPINION DE CHILOE

Más noticias de la ciudad o tema: Castro