Síguenos en

Policial

Grupo anarquista se adjudica bombas enviadas a comisaría en Huechuraba y a exministro Hinzpeter

¡Comparte la noticia!

“Nuestros enemigos son claros, no nos interesa ni buscamos dañar o herir a cualquier persona”, indicaron en un comunicado, donde aseguran también que «cualquier comisaría es un objetivo válido”.

En el sitio web donde los antiguos grupos anarquistas se adjudicaban sus acciones, llamado “Contrainfo”, apareció el primer escrito que se atribuye el atentado del jueves pasado en la 54° comisaría de Santiago en Huechuraba, y el envío de una bomba al exministro del Interior, Rodrigo Hinzpeter.

El grupo, además, marca una distancia del grupo “ITS ecoterrorista”. “Reivindicamos el envío de dos paquetes bomba compuestos de pólvora negra y dinamita dirigidos a Rodrigo Hinzpeter y al Mayor de Carabineros Manuel Guzmán de la 54° comisaría de Huechuraba”, parte diciendo el comunicado publicado durante la tarde de este lunes.

Además agregan que se tomaron “todas las medidas de seguridad necesarias para que los artefactos estallaran únicamente en las manos de las personas objetivos de nuestra acción. Nuestros enemigos son claros, no nos interesa ni buscamos dañar o herir a cualquier persona. Aun cuando sabemos que todos somos parte del funcionamiento del dominio, reconocemos que existen grados de responsabilidad y los destinatarios de nuestros envíos explosivos cuentan con un papel determinante tanto en la gestión y acumulación del capital como en el control y la represión estatal”, dice el escrito.

El texto justifica el ataque y argumenta el por qué se escogió atacar a la comisaría de Huechuraba y también al ex secretario, que hoy se desempeña como gerente legal de Quiñenco, brazo de inversión del grupo Luksic. 

“Rodrigo Hinzpeter, ministro del interior del anterior gobierno de Sebastián Piñera, encargado de desatar la represión a comunidades mapuche en lucha, a entornos anarquistas y a sectores estudiantiles movilizados y radicalizados en el fragor de la lucha callejera. Carga con los cadáveres de Manuel Gutiérrez, los 81 presos de la cárcel San Miguel y los heridos de las revueltas de Aysén y Freirina. Actualmente cuenta con un puesto directivo en el grupo Quiñenco perteneciente al infame grupo Luksic cuyos tentáculos se expanden en cada vez más ámbitos desde bancos hasta canales de televisión, transformando nuestras vidas en mercancía y valor transable”, señala el comunicado publicado durante la tarde.

En cuanto a Carabineros, el grupo expone que “Manuel Guzmán, mayor de carabineros de la 54 comisaria de Huechuraba, cuartel policial encargado de reprimir y controlar el territorio donde en el año 1998 sus antiguos colegas asesinaron a la compañera anarquista Claudia Lopéz durante los enfrentamientos callejeros de septiembre”.

Señalaron que “cualquier comisaría es un objetivo válido. Sus uniformes continúan tenidos de sangre rondando cada rincón de la ciudad, resguardando a nuestros enemigos utilizando el matonaje contra cualquiera que se salga de este campo minado de prohibiciones en que han transformado el mundo. Es justamente en las comisarías donde los verdugos dan rienda suelta a la orgía de tormentos y golpes contra los detenidos.

Fuentes consultadas señalaron que el retorno de este grupo anarquista marca un nuevo actor en el mapa del envío de bombas, pues los últimos atentados (al expresidente de Codelco, Óscar Landerretche, al presidente de Metro Loius de Grange y en un paradero Vicuña Mackenna), se los atribuyó el grupo “ITS ecoterroristas”.

En la publicación también se “saluda” a quienes han participado de atentados anteriores. “Junto con los explosivos este envío contiene un caluroso abrazo para robar una sonrisa a quienes están secuestrados por el Estado: Juan Aliste Vega, Marcelo Villarroel, Juan Flores, Joaquín García, Tamara Sol Vergara y a los prisioneros de las cárceles de Italia, Grecia y Rusia. No los olvidamos”.

Las diligencias de los atentados están a cargo del fiscal metropolitano sur, Héctor Barros.

Más noticias de la ciudad o tema: Policial