Síguenos en

Variadas

Papa Francisco aceptó la renuncia de cardenal Ezzati y nombra reemplazante a Celestino Aós Braco

¡Comparte la noticia!

La Nunciatura Apostólica en Chile dio a conocer este sábado que el papa Francisco aceptó la renuncia al gobierno pastoral de la Arquidiócesis de Santiago de Chile presentada por el cardenal Ricardo Ezzati.

Según informó la Iglesia Católica a través de su página web, el pontífice nombró como sucesor de Ezzati -pero en condición de “administrador apostólico sede vacante et ad nutum Sanctae Sedis de la Arquidiócesis de Santiago- a Celestino Aós Braco, quien ejercía como obispo de la Diócesis de Copiapó.

La Nunciatura Apostólica en Chile comunicó este sábado 23 de marzo que el papa Francisco ha aceptado la renuncia al gobierno pastoral de la arquidiócesis de Santiago de Chile presentada por el cardenal Ricardo Ezzati Andrello, S.D.B., y ha nombrado Administrador Apostólico sede vacante et ad nutum Sanctae Sedis de la arquidiócesis de Santiago de Chile a Mons. Celestino Aós Braco, O.F.M. Cap., transfiriéndolo de la diócesis de Copiapó.

El 25 de julio de 2014 el papa Francisco lo nombró Obispo de la diócesis de Copiapó. Fue consagrado obispo por mons. Ivo Scapolo, Nuncio Apostólico, el 18 de octubre de 2014, fecha en la que tomó posesión de la diócesis de Copiapó.

Entre los encargos que le ha confiado la Conferencia Episcopal, el obispo Celestino Aós es miembro de la Comisión Episcopal de Relaciones con CONFERRE (Conferencia de Religiosas y Religiosos de Chile) y presidente de la Comisión Nacional de Pastoral Presbiteral, organismo del área Agentes Evangelizadores.

El 23 de marzo de 2019 el Santo Padre lo nombró Administrador Apostólico sede vacante et ad nutum Sanctae Sedis de la arquidiócesis de Santiago de Chile, tras aceptar la renuncia presentada por el cardenal Ricardo Ezzati.

Un administrador apostólico es un obispo o un presbítero nombrado por el Papa para administrar una diócesis que se encuentra en situación de sede vacante, es decir, sin su obispo o arzobispo residencial.

En este caso particular, se trata de nombramiento para una sede vacante “a voluntad de la Santa Sede” (ad nutum Sanctae Sedis) y hasta que el Papa provea un nuevo arzobispo para el gobierno pastoral de la arquidiócesis.

El administrador apostólico goza de derechos y obligaciones semejantes a las del obispo residencial, con algunas excepciones que determina el Código de Derecho Canónico.

Con este nombramientos, de las 27 jurisdicciones eclesiásticas, nueve de ellas se encuentran en situación de sede vacante y a cargo de administradores apostólicos: San Felipe, Valparaíso, Santiago, Rancagua, Talca, Chillán, Valdivia, Osorno y Puerto Montt

Más noticias de la ciudad o tema: Variadas