La sinfónica de Chile está en busca de hogar

Desde hace dos meses y cinco días la agrupación clásica más antigua del país no tiene hogar. Su teatro está en reparaciones, el recinto que tenían de reemplazo fue descartado a último minuto y cada nuevo concierto ha sido en un lugar prestado. El esfuerzo, dicen sus músicos, vale la pena: en el 2021 deberían estar ya en su nueva casa, la de mejor acústica en Sudamérica.

Un instrumento frío tiene tan pocas posibilidades de renacer en una mañana de invierno como las de un viejo auto con el motor ahogado. Las manos entumidas de los músicos y las maderas heladas de los violines nunca han sido el mejor matrimonio para ensayar una partitura de Dmitri Shostakovich, pero la fuerza de voluntad de los instrumentistas de la Orquesta Sinfónica Nacional de Chile puede ser un combustible perfecto. Debería ser la energía ideal para llegar hasta el fin de la accidentada Temporada 2019 de la agrupación clásica más numerosa y antigua del país, aunque el ensayo sea en un la helada sala del Teatro Novedades, en pleno barrio Yungay.  

Desde hace dos meses y cinco días que la orquesta dependiente de la Universidad de Chile debió abandonar su tradicional recinto del Teatro U. de Chile (el ex teatro Baquedano ubicado al centro de las llamadas Torres Turri, en el sector de Plaza Italia) debido a las labores de construcción del proyecto Vicuña Mackenna 20, el centro cultural y universitario que albergará la nueva sede. Hubo que echar literalmente abajo el muro trasero del recinto y mientras se realizan los trabajos, la orquesta ha peregrinado de teatro en teatro para realizar sus ensayos y ofrecer los conciertos originalmente programados. 

La ruta de ensayos de la Sinfónica ha ido desde recintos con acústica apropiada, como el Teatro CorpArtes o el Teatro de Carabineros, hasta algunos que derechamente no cumplen las mínimas condiciones. Los músicos lo saben, pero la consigna es mirar hacia adelante. ¿Por qué? Porque a mediados del 2021 debería estar listo el centro Vicuña Mackenna 20, con un teatro supervisado acústicamente por Gustavo Basso y Rafael Sánchez, los ingenieros argentinos que trabajaron en la restauración del Teatro Colón de Buenos Aires 

Comentarios

Noticias relacionadas