¿Vacaciones en el extranjero?: Cómo seguir conectado sin los altos costos del roaming

La alternativa más conveniente es la adquisición de un chip en el país que se visita. El problema de esto es que el equipo debe estar desbloqueado internacionalmente, algo que no es frecuente debido a que muchos celulares están asociados a un plan de telefonía que permite usarlo sólo con un operador determinado.

El escenario es el siguiente: sales de vacaciones al extranjero y quieres compartir todas tus vivencias en un nuevo país y hablar con tus familiares y amigos en Chile. Inmediatamente, el roaming parece ser la mejor opción, pero no estás dispuesto a pagar los precios de tu operador porque consideras que son muy elevados.

“El costo del roaming sigue siendo alto debido que los valores no están muy regulados. En estos casos, cuando un cliente viaja a otro país y usa roaming, ocupa la red del operador local, el que cobra a la compañía chilena por el uso de la misma y luego al cliente, considerando distintos factores que lo encarecen”, comenta Víctor Araneda, docente de la Escuela de Informática y Telecomunicaciones de Duoc UC sede Plaza Oeste.

Afortunadamente, ahora hay nuevas y mejores alternativas para quienes buscan estar permanentemente conectados, ya sea publicando fotos en las redes sociales, chateando con familiares o usando servicios como Uber para facilitar el viaje.

Hoy, los viajeros pueden acceder a tarjetas SIM que entregan datos sólo para chatear, ya sea en Whatsapp, Facebook Messenger o Line, entre otros. Tal es el caso de ChatSIM, que permite usar dichas aplicaciones en más de 150 países por un precio único de alrededor de $25.000 según el comercio donde se adquiera.

Lo mismo ocurre con Travelchat (travelchat.com), que por 25 euros ($20.000 aprox.) permite utilizar, en más de 85 países, los mismos servicios de ChatSIM, además de Viber y WeChat. Se puede comprar por internet y no tiene costo de despacho.

“Estas empresas ofrecen una ‘SIM internacional’ que permite conectarse en forma automática a la red móvil donde el turista se encuentra utilizando un número internacional que permite adaptarse a cada país donde el chip sea compatible, bajando los costos”, explica académico.

La otra alternativa, que resulta bastante conveniente, es adquirir un chip en el país que se visita. Sin embargo, para que éste funcione, el teléfono debe estar liberado internacionalmente, algo que no ocurre con los equipos asociados a un plan de telefonía móvil. Es más, que el dispositivo esté liberado en forma nacional, como ahora es habitual, no asegura que lo esté para ser usado con operadores extranjeros.

“Si la persona que viaja lo hace por un tiempo mayor a 15 días, conviene la adquisición de un chip del país extranjero porque permite, entre otras ventajas, realizar llamadas y usar su servicio de datos a un costo mucho menor. Es fundamental que el equipo esté desbloqueado internacionalmente para que pueda ser usado en otro país”, aclara Araneda.

Finalmente, la opción más económica será conectarse momentáneamente a internet utilizando los servicios de Wi-Fi que ofrecen restaurantes, hoteles y otros lugares públicos.

De todas formas, si se opta por usar roaming, ya sea porque la visita será acotada o sólo se utilizará para acciones puntuales, el docente recomienda “comprar bolsas de datos para tener el control sobre el consumo y habilitar el modo avión para evitar usar datos en segundo plano”.

Comentarios

Noticias relacionadas